RECUPERARTE DE UNA LESION: EL CAMBIO QUE OCURRE EN TÍ

RECUPERARTE DE UNA LESION: EL CAMBIO QUE OCURRE EN TÍ Previous item La vida enseña: aprende a... Next item LOS CORREDORES SOMOS PERSONAS

Para un atleta, y para cualquier persona en general que tiene algún dolor o molestia que le impide hacer aquello que le gusta; es algo muy desesperante.

Al principio puede ser un cambio en el que llegas a hacer algo diferente: ejemplo, estoy entrenando carrera, pero me lesiono y comienzo a nadar, hacer bici…y esto puede ser un nuevo incentivo, puedo estar motivado a este cambio, incluso puede que te venga hasta bien hacer un “cambio” en tu preparación.

Pasa el tiempo y no mejoras o si lo hace, mucho más lento de lo que debería…

El cuerpo es así, no coge de un día para otro y se soluciona el problema.

NO me acuesto un día lesionada y me levanto sin dolor: lo siento, pero no funciona así.

Primeros entrenos de trail por Castellón

Primeros entrenos de trail por Castellón

 

La recuperación lleva su tiempo, requiere su tiempo, no sólo para que deje de doler, algo muy importante porque cuando estás en un periodo en el que no puedes hacer ni vida normal, es muy frustrante; si no que más adelante, comienzas a ver la luz al final del túnel, comienzas a (en mi caso) caminar sin apenas dolor. Después sin notar dolor al andar, pero correr… ni soñarlo.

Pasan las semanas y continúa el chivato, esa luz roja que te va controlando y diciendo que el dolor sigue ahí…

Esta es la peor parte, en la que tu cabeza ya quiere empezar, quiere estar de nuevo entrenando como antes de la lesión, pero no, como decía antes todo requiere su tiempo.

Aquí es muy importante tener en cuenta lo siguiente:

-Escucha a tu rehabilitador, fisio, entrenador, etc.

Ellos van a escuchar lo que tú quieres callar.

Tú te levantas un día y dirías: pues ya está, me voy a hacer 3 horas de monte con 5 cambios en cuesta con el 15% de desnivel; como si no hubiera pasado el tiempo, como si siguieras con la preparación que llevabas entonces. Y aquí es cuando necesitas a alguien externo a ti que te frene y te diga: Lo siento, pero no.

Empezamos con calma que no queremos volver atrás.

Sé que resultará duro, es difícil, tú te encuentras “bien”, quieres volver a ser el corredor que eras antes, pero sé sensato, escucha. No lo estás. Ya no eres el de antes. Ha pasado el tiempo. Ya no estás al nivel ni puedes seguir con el mismo ritmo que llevabas antes.

Paso a paso, corriendo 10 min por la mañana y 10min por la tarde

Ten paciencia, estás en el proceso. Con calma podrás llegar más o menos fácil donde estabas antes, pero has de hacerlo de manera progresiva.

NO puedes venir de estar parado durante varios meses, sin correr, y volver y hacer 3 horas. NO.

Empezarás corriendo suave, poco tiempo, quizá hasta dividiendo el impacto en dos sesiones muy cortas…
De verdad, escucha, es muy importante que sigas la planificación.

-Mente. Muy importante.

Tu mente quiere estar como estabas antes, querrá estar igual de motivado, querrá estar igual de preparado, querrá ser el que era. Pero sé realista. No lo eres.

Acabas de pasar por un momento muy duro, acabas de estar en el pozo o si no, en una cueva subterránea de dolor. En la que sufriste mucho y eso deja heridas y frío en el alma.

Tú ya no eres el mismo/ la misma.

Tú ya no vas a ver la vida con los mismos ojos por más que lo intentes y desde esta posición tendrás que seguir luchando, tendrás que seguir avanzando en tu camino.

 

 

Quizá este momento te haya hecho replantearte tu vida en varios aspectos, quizá este “parón” te ha hecho ver lo que merece la pena o no seguir haciendo, o qué es lo que quieres realmente.

Pero sabes, seguro que esto te hará crecer, seguro que esto que ahora te parece un mundo, no será para tanto en un tiempo.

Si lo buscas todo llega, no te rindas. Disfruta el camino, sufrirás seguro, pero merece la pena por hacer aquello que amas.

facebook
instagram