Recap 2023: el año de la recuperación

Recap 2023: el año de la recuperación Next item FESTIVAL DES TEMPLIERS...

Se acaba el año y como siempre, es momento de hacer un recap de lo que ha sido para cada uno de nosotros este 2023.

Creo que nunca hay un año perfecto, siempre hay de todo a lo largo del mismo, aunque hay años que nos marcan por algo en concreto.

Para mí, ha sido un año en el que he podido decir adiós a un dolor constante, a una “lesión” o lo que haya sido, y que me ha devuelto las ganas de disfrutar corriendo por el monte. Y es que muchas veces no nos damos cuenta de lo que tenemos o de lo afortunados que somos, hasta que lo perdemos.

Comenzó el año con múltiples dolores que no me permitían entrenar a gusto, cada día era un suplicio y un intento de mantener la forma, sin conseguirlo en condiciones…

Pero cabezona de mí y con mucha ilusión por tener una temporada digna, me animé a la Transgrancanaria sin apenas haber corrido más de 1 hora seguida, por lo que tuve que retirarme y pensar en mi futuro. Este fue un momento clave.

Estos primeros meses del año pensé en dejar el deporte para siempre, no era viable.

 

No era capaz de salir con ganas a entrenar. Los días que tocaba salir a correr era un horror, no era capaz de hacer series en llano,  mi pierna no me dejaba. Empecé a pensar que hasta era psicológico y que algo me indicaba que debía dejar de competir a alto nivel. Me planteaba si estaba “loca”…

El haber estado así dos años, sin saber bien qué era lo que me pasaba, y esa incertidumbre, además, hizo mella en mí a nivel mental.

Menos mal que hablando con una gran corredora en esa citada prueba, pude dar otro enfoque a esto y fue el comienzo del fin.

En marzo y abril, pude empezar a correr con menos dolor. Ya pude notar un cambio gracias al tratamiento osteopatico de Daniel (gracias de nuevo, una y mil veces).

El cuerpo iba respondiendo bien y la cabeza, mucho mejor.

Ahora era momento de una vuelta a la competición digna.

 

 

En mayo pude volver a competir, aunque no estaba del todo en forma y las 6 horas de carrera se me hicieron muy largas…ya casi había desaparecido el dolor y podía pensar en el resto de mi temporada con garantías. (más info Skyrace pic de l’orri)

Así sí podría ser un buen año 😉

El mes de junio fue de vuelta al disfrute por el monte. Por fin.

Salía a hacer mis rutas ya que en julio me enfrentaba a la carrera más larga hecha hasta la fecha, 76 km de puro Alpes. (más info Trail Verbier Saint Bernard

Y allí se cumplieron mis deseos: 11horas de pasarlo en grande, aunque al final sufriera un poco. Pero todos esos bellos paisajes quedarán por siempre en mi retina.

Agosto, como cada año me llevaba a Chamonix, la meca de este deporte, lugar en el que siempre nos reunimos con todo el team BOA a vivir el trail en su máximo apogeo.

Este año por mis siguientes retos, opté por correr la maratón, que fue muy pasada por agua, por viento, por nieve…pero me hizo entrar en esa ansiada meta y poder subir al pódium. Un evento increíble.

Pude después pasar unos días entrenando muy duro por allí pero la “mala suerte” me hicieron que esos días se quedara a vivir conmigo un virus que me tuvo en cama durante varios días y se truncaron mis sueños de competir mis primeros 100km en UP. Esta distancia tendrá que esperar. No imaginais lo duro que fue para mi tomar la decisión de no ir a competir allí. Todo el año pensando en esta cita, todo el año dirigiendo mis entrenos hacia esta competición, con sus características, aprendiendo a bastonear, metiendo desnivel y terreno similar…pero la salud era lo primero y no hubiera podido presentarme en línea de salida con garantía de acabarla, aún estaba muy débil a esa altura del mes.

Cerré el año en Festival des Templiers. (más info Festival des Templieres: rapidez en estado puro ).

Probando a correr una carrera para la que no estaba bien preparada ya que había puesto todo mi empeño para una carrera técnica con mucha verticalidad y terreno pirenaico. Con grandes subidas y largas bajadas.

Por el contrario, en esta la velocidad imperaba. Subidas y bajadas cortas, terreno corredero, en el que di todo lo que tuve y aunque la mitad de la carrera no pude dar mi mejor versión, fue un punto y final muy bonito.

En materia profesional ha sido un año de muchos logros por parte de mis deportistas.

Me ha encantado poder ayudarles a cumplir sus retos, y espero que lo hayan disfrutado tanto como yo, en su camino.

He podido además seguir estudiando y aprendiendo lo que la nutrición puede aportar en nuestras vidas, cómo podemos con ella evitar lesiones y cómo la cabeza puede relacionarse muy mal con esta acción que realizamos tantas veces a lo largo de nuestra vida.

En lo personal, sigo intentando ser mejor persona, empatizar más con el de al lado, mirar la vida con otros ojos viendo que la queja no lleva a ningún sitio y que, todo tiene un principio y un fin.

Volver al “back to basics” que aprendíamos en la pandemia y que ya muy pocos siguen persiguiendo.

Sintiendo que merece la pena seguir luchando por aquello en lo que creo y que, aunque estés solo en el camino, si es el que has decidido, siempre será el correcto.

Y con todo esto sólo desearos un feliz 2024, en el que se cumplan todos vuestros sueños o al menos que luchéis por conseguirlos.

facebook
instagram