El viaje en furgo: segunda parte

El viaje en furgo: segunda parte Next item EL viaje en furgo: primera...

Continuamos el viaje,  nos encontramos cada día una aventura nueva. No apto para cardíacos :p

Uno de los días, cuando volvemos de comprar de Saint Gervais a Chamonix, vamos tan tranquilamente por la autovía cuando de repente del carril contrario aparece un corzo que se “estampa” literal contra nosotros. El susto es mayúsculo. Te puedes imaginar que se te cruce un corzo o cualquier animal por una carretera de montaña pequeña, alejada de la urbe, estas estrechas que tienen mil curvas, pero que aparezca del mismo Chamonix por la carretera y la cruce…un susto de muerte.

Paramos en la gasolinera de la entrada a ver los desperfectos: varios trozos del coche caídos, parece que no ha afectado al motor y…sorpresa. Oímos un ssssssssh Oh oh…

Mierda, la rueda.

Vamos corriendo y la intentamos arreglar estilo “Macgyber” con una mecha similar a las de las bicis. Ostris parece que aguanta, pero…¿funcionará? Es viernes por la tarde noche.

Vamos a dormir pensando que lo mismo al día siguiente lo mismo estamos sin rueda.
¡Pero milagro, parece que aguanta!

Salimos a la mañana a entrenar, pero cuando nos damos cuenta…el aire está bajando…mierda.

Hay que cambiar la rueda, pero cual es nuestra sorpresa cuando no conseguimos sacar la rueda de repuesto. Está muy complicado y no es fácil bajarla de su posición.

Así que, corriendo, sin ducharnos ni nada a ver si nos pueden o arreglar la rueda o cambiárnosla por otra…

Empieza a llover y entra agua por todos lados. 🙁  se suma el agua a la fiesta)

Marchamos con la furgo, despacito, para que no baje más el nivel de aire, hacia uno de los pueblos más grandes de la zona ( Sallances)  Kilómetros y kilómetros hasta la ciudad más cercana.

En un sitio nos dicen que no la pueden arreglar, que nos la tendrían que cambiar peeeeeeero,  no tienen ruedas de nuestro tamaño, así que, que nos vayamos a otro pueblo 20km más abajo que hay más empresas del estilo…y así acabamos a 40km de Chamonix en un lugar que…nos piden las ruedas y que para el martes (estamos a sábado) nos la podrían tener con suerte.

¿Pero, te has parado a pensar que no me puedo mover del polígono industrial donde estamos? Que no tiene apenas aire la rueda. Que no se puede avanzar. Y además es nuestro hogar, no tenemos un hotel ni ningún sitio donde pasar la noche ni nada. Tendremos que estar ahí 4 días como mínimo. Puffffff.

Así que hartos empezamos a mirar en internet cómo poder sacar la rueda de repuesto y después de vernos mil tutoriales de YouTube lo conseguimos.

Es complejo, pero pudimos.  Internet de nuevo arreglando el mundo :p

Ale cambiar la rueda y por fin podemos intentar buscar donde dormir porque ya es de noche claro. Tapamos el techo con una lona impermeable que acabamos de comprar para intentar evitar que nos caiga el agua dentro. Parece que funciona.

¡Listooooooo!

Vaya estrés de días.

Otra de los condicionantes de la camper life , el tema de donde recoger agua para beber, fregar y ducharte. Y lo contrario, donde tirarla; en Francia está genial. Hay muchos espacios para caravanas por todos lados y estamos encantados. No hay problemas. En casi todos los pueblos hay estaciones de llenado y vaciado de aguas.

También es importante, si vas a estar mucho tiempo fuera, buscar una lavandería. Y algo que me sorprendió es que están siempre llenas.

Muy útiles la verdad y más para los que estamos siempre haciendo deporte y claro, ensuciando mucha ropa.

El truco de meterla en un barreño con suavizante está bien para alguna vez, pero necesitas de una buena lavadora e importante, secadora, para dejarla perfect.

Entrenamientos de gimnasio improvisado, con garrafas de agua…hay que apañárselas muy bien para estarse meses viviendo itineres jejeje

Más problemillas que pueden surgir en la furgo: una luz que se apaga, el agua que se sale de la ducha por no sabemos dónde, el fregadero que no cuela bien, el mueble que, aunque esté cerrado se abre sólo mientras vas conduciendo…y así mil historias que ocurren y ocurrirán. Es una mini casa y a eso súmale problemas que puedan ocurrir de motor.

 

 

Me encanta la vida en la furgo pero hay que tener claro no todo es maravilloso y feliz, siempre surgen dificultades que hay que resolver.

Continuará…

facebook
instagram