Amenorrea hipotalámica secundaria

Amenorrea hipotalámica  secundaria Next item TCA : EL ENEMIGO INVISIBLE

¿Chicas, os ha pasado alguna vez?

¿La habéis sufrido en vuestra piel?

¿Si es así, habéis ido al médico?

Y muy probablemente, os hayan dicho que “es normal” y que “si hacéis deporte no pasa nada”, “es así”

Pues lo siento, pero no, no lo es.

La amenorrea hipotalámica funcional es una de las enfermedades más comunes de las mujeres en edad reproductiva.

El diagnóstico se basa en la exclusión de otras posibles causas de falta de menstruación como el embarazo, y otros posibles fallos reproductivos.

Es reversible (BIEEEN!!) si se logra eliminar el desencadenante.

Las principales causas son un estrés psicosocial y metabólico.

Los factores predisponentes serán: baja disponibilidad energética, déficit de nutrientes, actividad física excesiva, falta de regeneración del endometrio, sueño anormal, tensión emocional, mala gestión del estrés crónico o severo y comportamientos disfuncionales.

En respuesta a todos los factores mencionados, el eje regulador de las diferentes hormonas se desajusta, y decide no seguir enviando señales, por lo cual se para y desaparece la menstruación (entre otras alteraciones).

Antes se tenía muy en cuenta como factor determinante, el porcentaje de grasa corporal, pero actualmente se han diagnosticado AH en todo tipo de pesos, cuerpos y porcentajes de masa grasa.

Actualmente se ha visto que más importante que el porcentaje de grasa se encuentra la disponibilidad energética; es decir, las calorías consumidas con la dieta menos las gastadas en el entrenamiento entre el peso de masa grasa. Si este número se encuentra entre 30 y 40, va a ser muy probable que la paciente tenga una baja disponibilidad energética.

 El gasto energético en el entreno es difícil de calcular en algunos deportistas, pero ha de tenerse en cuenta ya que una paciente que consuma por debajo de esa cantidad de kilocalorías, tendría un gran riesgo de sufrir la enfermedad, es muy relativo y muy diferente en cada individuo, pero es una guía para poder hacer una pauta nutricional adecuada.

Amenorrea hipotalámica / Foto: Christian Alonso

Primordial también, evitar periodos largos de ayuno. El cuerpo no debe sentir un periodo de escasez. Esto aumentaría, al igual que otros factores estresantes, los niveles de cortisol. Este periodo sin comer, mandaría una señal al organismo para siga disminuyendo las funciones no esenciales, y por tanto la función reproductiva bloqueada por falta de energía.

La disponibilidad energética será sobre todo clave en las épocas competitivas, y durante el entrenamiento.

 

 

Pero, no sólo las kilocalorías son importantes sino los macronutrientes ingeridos e incluso su distribución a lo largo del día.

Los tan odiados actualmente hidratos de carbono o las anteriormente detestadas grasas, son necesarias en la ingesta diaria de cualquier mujer y más aún si es deportistas.

Así como ciertos micronutrientes como la Vit D3, hierro o el magnesio se han visto deficitarios en pacientes con amenorrea.

La actividad física que según se sugería, era lo que provocaba la amenorrea hipotalámica, no es del todo cierto; ya que existen mujeres con y sin menstruación con los mismos entrenamientos.

Más que el entrenamiento en sí, se debe prestar especial cuidado a la actividad física por encima del nivel soportado tanto corporal como mentalmente, es decir, el deporte como estresor en sí. Es cierto que el ejercicio causa un estrés elevado, pero al igual que se debe consumir la energía suficiente para rendir, el ejercicio debe ser el adecuado para no crear un estado inadecuado para el cuerpo y mente. Ejercicio o estrés laboral, familiar, o cualquier otra situación mal gestionada, pueden causar en el organismo un “parón” de este eje y por tanto un desajuste hormonal.

La Amenorrea Hipotalámica es generalmente reversible: después de un tiempo, de balance energético positivo y resolviendo los estresores. Sin embargo, pueden pasar meses e incluso años hasta que se restablezca.

En el tema nutricional se ha visto que se necesitará una mayor ingesta energética en la mayoría de las ocasiones, lo cual, en algunos casos, deberá ser vigilada y supervisada por nutricionistas.

¿Es tu caso?

¿Te encuentras en una situación similar?

Tienes dudas o preguntas o simplemente quieres contarme tu situación?

¡No dudes en contarme!

facebook
instagram